Home Noticias En el día del amor: Lancia estrena el nuevo Ypsilon

En el día del amor: Lancia estrena el nuevo Ypsilon

por Joaquín Navarro

La casa italiana lleva casi nueve años con sólo un auto en su catálogo, el Ypsilon. Ese auto se presentó en el 2011 y desde entonces sólo ha sobrevivido a cuesta de facelifts. Eso cuenta la historia hasta ahora, ya que el sucesor de este hatchback ya llegó a relanzar Lancia. El debut se concretó con una edición especial Cassina, limitada a 1906 unidades en honor al año de fundación del fabricante. Por cierto, es eléctrico, como exigen los tiempos de que corren.

Para muchos Lancia es una marca que quedó en el pasado, puesto que sus grandes éxitos están a más de 30 años atrás en el calendario. Sin embargo, no ha dejado de vender autos. Stellantis, el gran grupo automotor al que hoy pertenece, no ha dejado de considerarla, pese a que sólo vende autos en Italia. El plan, sin embargo, es que vuelva a surgir como una marca de corte premium e identidad italiana. Sería algo como lo que DS es para el lujo francés.

La elegancia del Ypsilon

El Ypsilon hoy compite en el segmento B, el cual va a compartir con los que serán sus hermanos por genética. Estamos hablando del Peugeot 208, el Fiat 600 o el DS3, todos desarrollados sobre la plataforma CMP-B. Gracias a esta anatomía, el Ypsilon podrá tener versiones de combustión interna microhíbridas y eléctricas. Estas son características mayormente compartidas con los autos citados, razón por la que marca una diferencia con su diseño.

Lancia inyectó una serie de referencias históricas de diseño en los 4,08 metros de largo, 1,76 metros de ancho (sin retrovisores) y 1,44 metros de alto del Ypsilon. Las tomas de aire clausuradas en el frontal son reminiscencias del Delta HF de rallyes. La línea de carácter descendente, por ejemplo, viene directamente del Aurelia. La cara posterior con los faros redondos y el gráfico negro convexo son un guiño explícito al brutal Stratos. Dentro de los ópticos se muestra la Y acorde al morfema griego y así se puede seguir y seguir.

Una de las partes esenciales está dentro de este subcompacto, pues ahí es donde debe justificar su etiqueta premium. Este trabajo se enfocó en la experiencia y el ambiente de una sala de estar como la que diseñaría Cassina, la firma aliada para este proyecto. Esta ideología fundamenta el uso del “tavolino”, aquella mesa circular que sobresale del salpicadero. En ella se ubica el cargador inalámbrico, se pueden portar objetos o ubicar una tablet. Esa misma figura geométrica se replica en las puertas o en los aireadores de la climatización.

En la misma línea, los asientos recuperan la tela aterciopelada como un material clave en la historia del diseño de Lancia. Este tapiz se fabrica íntegramente de hilo reciclado y la estructura del asiento se fabrica en PVC reutilizado. Todo está acabado en un tono azul que se extiende por diversos paneles y rincones de este habitáculo.

Tal como suele ser en una sala de estar, las pantallas son elementos protuberantes. En este caso, ambos paneles de 10,25 pulgadas se ubican por separado para mejorar la ergonomía, pero se evita su integración en el “mueble”, como lo explicaría Cassina. El infoentretenimiento tiene una interfaz propia denominada S.A.L.A. (Sound Air Light Augmentation), en la que se centralizan las funciones tecnológicas del Ypsilon. Los programas Android Auto y Apple CarPlay vienen preinstalados.

Lancia anunció que el Ypsilon contará de serie con una conducción semiautónoma de nivel 2. Esto significa que el vehículo será capaz de mantener la distancia de seguridad en carretera, mantener su carril y acelerar y frenar ante la dinámica del tráfico.

La nueva alma de Lancia

El nuevo Ypsilon en su orgánica completamente eléctrica tiene un motor de 156 hp y 260 Nm conectado a las ruedas delanteras. Este se alimenta de una batería de 51 kWh, con la que Lancia promete que podrá conseguir hasta 403 kilómetros, la que sería la mejor autonomía a pilas del segmento. Encima, podría cargarse del 20 al 80% en 24 minutos, o bien conseguir 100 kilómetros de autonomía en sólo 10 minutos.

Próximamente habría una versión motivada por un pequeño motor gasolinero. Este, en un principio, sería el 1.2 Puretech microhíbrido de 100 hp. No obstante, la combustión interna tiene poco futuro en Lancia, ya que Stellantis quiere que, a partir de 2026, esta marca se dedique exclusivamente a los autos eléctricos.

Esta edición Cassina está restringida al mercado italiano y numerada a 1906 ejemplares, en honor al año de fundación de Lancia. Luego la versión tope seguirá bajo el alero de Cassina, pero con otros detalles. Adicionalmente, habrá una variante HF, con un perfil más deportivo.

Este relanzamiento de la marca considera la apertura de una red de más de 70 concesionarios durante este año. El primer país al que regresará Lancia será Bélgica y los Países Bajos, seguidos de Francia y España. En 2025 seguirán con Alemania. ¿Y los precios? Se harán esperar un tiempo más. ¿Llegará a Latinoamérica? Difícil, muy difícil.

¿Te gustaría ver a Lancia en nuestro continente? ¡Te leemos en los comentarios!

Related Articles

Déjanos tu comentario