Home Noticias Mercedes-Benz incorpora la carrocería Coupé al GLC en Chile

Mercedes-Benz incorpora la carrocería Coupé al GLC en Chile

por Joaquín Navarro

Cuando llegó la nueva segunda generación del GLC a Chile, se echó de menos un punto importante: la variante de techo rebajado. La marca declara que la mitad de los clientes del GLC optan por esta carrocería por su compromiso entre diseño y practicidad. Se hizo de rogar, pero ya está disponible para venta y pedido en versiones gasolineras y turbodiesel.

Este es uno de los productos más completos de Mercedes-Benz. Fue desarrollado como un SUV homólogo al Clase C, el sedán ejecutivo con tracción trasera de entrada a la familia de la estrella. A falta de las versiones Estate (station wagon), esta es la respuesta a quienes buscan una solución más familiar y versátil del modelo de cuatro puertas. Además, a ese concepto se agrega el sex appeal de una carrocería de estilo coupé, algo que, evidentemente, ha dado buenos resultados en el GLC.

En Chile se ofrecerá con el kit estético estándar y con el paquete AMG, según la variante que se escoja. Por fuera las diferencias se notan en los parachoques, las máscaras, las llantas y los faldones. Donde uno es más elegante, con elementos cromados y formas redondeadas, la otra es más filosa y agresiva, con apliques ennegrecidos.

Por dentro es idéntico al GLC estándar y, por lo tanto, prácticamente igual al Clase C. Destaca claramente la disposición vertical de la enorme pantalla mediante la que se comanda el infoentretenimiento y la climatización. Las terminaciones son notoriamente mejores en la variante AMG, principalmente por el tapiz que recubre el salpicadero y las puertas. Además, este paquete incluye un volante distinto con seis finos brazos, cuero perforado y botones hápticos.

El equipamiento de serie en este nuevo GLC coupé incluye cargador inalámbrico, Android Auto y Apple CarPlay, cámara de retroceso, asistente de estacionamiento automático, faros completamente LED y portalón eléctrico con apertura por “patada” bajo el parachoques. Junto con el kit AMG se agregan el asistente de frenado autónomo, la alerta de tráfico cruzado trasero y el monitor de punto ciego.

Gasolina y diesel aún conviven en el GLC

A la espera de la llegada de motorizaciones prestacionales, la oferta de este SUV se abre en forma de GLC 200 y GLC 220d. En ambos casos se usa un bloque de cuatro cilindros y 2.0 litros de cilindrada con asistencia microhíbrida de 48V integrada en la transmisión automática de 9 velocidades.

El primero se alimenta de gasolina y entrega 204 hp y 320 Nm de par, con lo que consigue una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,8 segundos. El 220d, en cambio, desarrolla 197 hp y un torque de 440 Nm, con los que se podría propulsar desde parado hasta los 100 km/h en 8 segundos.

Este segundo tren motriz es el que se puede combinar con el paquete AMG, el que agrega también un sistema de frenos más potente con discos perforados y pinzas de cuatro pistones en el eje delantero. El tren trasero direccional y la suspensión neumática están disponibles en un paquete opcional que se debe pedir a la fábrica.

El Mercedes-Benz GLC 200 abre la gama con un tíquet de USD $70.000. Le sigue el GLC 220d por unos USD $75.000 y, finalmente, está el GLC 220d Look AMG a un precio de $85.000 dólares.

Si fuera para ti, ¿carrocería o coupé en el GLC? ¡Te leemos en los comentarios!

Related Articles

Déjanos tu comentario