Home Noticias El DB12 en Chile, lo mejor de Aston Martin

El DB12 en Chile, lo mejor de Aston Martin

por Joaquín Navarro

Ya está en Chile el DB12, la evolución del DB11. Ojo, porque aunque se le parece, es un coupé profundamente distinto. Aston Martin ahora pudo ajustar el V8 AMG a su gusto, revisar el chasis y reformar el interior por completo. El concepto de «gran turismo» ya le quedó chico, dicen; este sería el primer «super turismo».

Lo primero entra por la vista. Esta obra está hecha sobre una plataforma de aluminio un 7% más rígida a torsión. Su cuerpo está más tonificado, sus caderas más marcadas y su peso muy contenido. Son 1.788 kilos en su especificación más ligera, algo reseñable en un auto técnicamente tan complejo y lujoso. Además, la sutil configuración de esta unidad muestra cómo su diseño lo hace prácticamente una joya con ruedas.

La parrilla del DB12 creció considerablemente para admitir el 56% más de caudal de aire que necesita el motor. Esto también enfatiza el ancho del auto, que creció en 6 milímetros adelante y 22 milímetros atrás. Los emblemas son de nueva factura, hechos cada uno por un joyero en Inglaterra y los espejos en los retrovisores ahora llenan por completo la carcasa, generando así un diseño “sin bordes”.

El resto de la carrocería conserva las líneas del DB11. Esto incluye el alerón virtual, compuesto por las tomas de aire en el pilar C que dirigen el aire a través del portalón. Lo demás son las llantas forjadas de 21 pulgadas envueltas en los Michelin Pilot Sport 5 especialmente desarrollados en conjunto con Aston Martin para este DB12.

El potencial del DB12

Los cambios más importantes de este “súper turismo” no son perceptibles en su exterior. Aston Martin revisó casi por completo el motor AMG de ocho cilindros que usaba el DB11. En ese modelo la potencia máxima era de 503 hp, mientras en el DB12 alcanza los 670 hp. Esto es incluso considerablemente más que la variante V12 de su antecesor, que llegaba a los 600 hp. A su vez, el torque se incrementó desde 675 Nm hasta los 800 Nm. O sea, es casi tan potente como el bestial DBX 707.

Su chasis usa amortiguadores con un ancho de banda para la distribución de la fuerza un 500% mayor. Esto aumentó ostensiblemente la capacidad de modulación en la puesta a punto del DB12. La dirección, a diferencia de lo que se estila en la mayoría de los autos de lujo contemporáneos, tiene una desmultiplicación fija (13,09:1) para conseguir un comportamiento más predecible e intuitivo.

Esta era una configuración predeterminada y no incluía los frenos carbonocerámicos opcionales.

Por supuesto, existe la opción de equipar al DB12 con discos de freno carbonocerámicos. Estos, además de resistir la fatiga hasta los 800°C, reducen las masas no suspendidas en 27 kilos. Este “Super Turismo” usa un diferencial trasero de bloqueo electrónico, pues en la marca argumentan que es más efectivo y rápido. El bloqueo completo se podría conseguir en cuestión de milisegundos, pues depende de la presión en los frenos traseros modulada por el control de estabilidad.

Un interior hecho desde cero

La manufactura de Aston Martin es de las mejores que se pueden encontrar en cualquier fabricante de autos. Sin embargo, el diseño y la tecnología que han mostrado en los últimos años han sufrido un permanente rezago con respecto a la vanguardia de su segmento. Intentaron integrar interfaces pasadas de Mercedes-Benz, pero no fue suficiente y decidieron resolverlo con sus propias manos.

Tanto la pantalla como el sistema de infoentretenimiento del DB12 fueron desarrollados en casa desde cero. Esta es una inversión gigantesca que, de buenas a primeras, parece dar buenos resultados. La imagen es nítida, la respuesta de la pantalla es rápida y los menús son fáciles de interpretar. Además, la ergonomía está bien resuelta con rodillos para el volumen de la música y la intensidad del flujo del aire acondicionado.

Junto a la ventana está la toma de aire para el spoiler virtual.

Finalmente, integra Apple CarPlay y Android Auto, los que se despliegan en la pantalla capacitiva de 10,25 pulgadas en una resolución de 1970×720 pixeles. Luego están los opcionales, como el sistema de audio Bowers & Wilkins de 1.270 vatios con 15 altavoces y procesamiento 3D.

El Aston Martin DB12 está disponible en Chile para pedidos con un precio base de 375 mil dólares. Desde ahí hay que agregar los opcionales y la personalización en materiales y colores, proceso que gestiona Quantum Group.

¿Cómo sería un DB12 a tu gusto? ¡Te leemos!

Related Articles

Déjanos tu comentario