Home Noticias RAMPAGE: estos son los precios de la nueva RAM en Chile

RAMPAGE: estos son los precios de la nueva RAM en Chile

por Joaquín Navarro

La RAMPAGE es la sucesora espiritual de la RAM 1000, especialmente desarrollada en Latinoamérica para la región. El formato es el mismo, pero la mejora es sustancial y, esencialmente, ahora sí tiene personalidad. Emilio la conoció en Brasil durante su presentación y ahora la recibimos en Chile. Esta llega en tres versiones con motores turbodiesel y a gasolina, todas con transmisión automática y tracción a las cuatro ruedas.

Esta no es una camioneta tradicional. Tal como lo era la RAM 1000 (o FIAT Toro, según el país), es un producto concebido en una plataforma monocasco. Esta arquitectura le permite conjugar la comodidad de un SUV con las capacidades de una pick up mediana al uso. Por ejemplo, no tiene una suspensión de doble horquilla o con ballestas, pero igualmente tiene 223 milímetros de altura libre al suelo. Asimismo, la caja de carga no es la más grande, pero igualmente es capaz de cargar hasta 1.015 kilos. Es una cuestión de balances.

El diseño, tanto exterior como interior, ya lo describimos en la nota de su presentación internacional. La idea fuerza, finalmente, es que esta es una camioneta fundamentalmente distinta al modelo que reemplaza. La Rampage ostenta la identidad de la marca que le da nombre, mientras que la 1000 era un producto diseñad para una marca y un perfil de cliente distinto.

¿Qué ofrece la Rampage?

En la presentación del modelo pudimos conocer las versiones Big Horn y Laramie. La R/T se excusó, pues llegará al país en marzo. No obstante, las diferencias entre una y otra no afectan la experiencia general, especialmente en el interior. Todas tienen cómodos asientos, buena visibilidad, un climatizador bizona poderoso y un equipamiento de serie cargado de tecnología.

Todas las versiones cuentan con acceso keyless con encendido remoto, control de velocidad crucero, freno de mano eléctrico, pantalla central de 12,3 pulgadas, cuadro de instrumentos digital de 10,3 pulgadas, Apple CarPlay y Android Auto inalámbricos, iluminación ambiental y seis puertos USB. Por fuera se encuentran faros LED, sensores de estacionamiento delanteros y traseros y portalón de apertura amortiguada, cubre cárter y cubre pick up.

Al optar por la Laramie o la R/T se consiguen algunos jugosos extras. Algunos de ellos son los asientos delanteros eléctricos, el tapiz de cuero (o mixto en la R/T), un sistema de sonido Harman/Kardon con 12 parlantes, subwoofer y un amplificador de 360 Watt y llantas más grandes.

La RAMPAGE tiene un buen equipamiento de seguridad, aunque hay algún matiz según el acabado. El punto de partida son 6 bolsas de aire, frenos con ABS, control de estabilidad y tracción, asistente de salida en pendiente y de descenso, monitor de presión de los neumáticos y alarma. Ahora, la Big Horn y la R/T suman un airbag de rodilla para el conductor y algunas asistencias a la conducción: detección de tráfico cruzado trasero, monitor de punto ciego, control crucero adaptativo con función stop & go, alerta y frenado autónomo de emergencia y asistente de mantenimiento del carril.

Mecánicas que valen la pena

Acá es donde la RAMPAGE corrige los pecados de la 1000. La Big Horn y la Laramie usan un motor turbodiesel de 2 litros que ofrece 170 hp y 380 Nm. La R/T, en cambio, monta un motor a gasolina con turbocompresor, también de 2 litros de cilindrada, que alcanza los 272 hp y desarrolla 400 Nm de par. Por fin, el anémico motor 1.8 naturalmente aspirado de su antecesora llegó a su retiro.

En el lanzamiento pudimos probar la mecánica turbodiesel en una ruta de 170 kilómetros, aproximadamente, ida y vuelta. Sin embargo, la mejora se notó desde los primeros 100 metros, pues es un motor que se nota lleno de fuerza y respuesta desde las primeras revoluciones por minuto. Sobre esto se suma el buen matrimonio que hace con la transmisión automática de 9 velocidades y la tracción a las cuatro ruedas estándar en las tres versiones.

Cabe precisar que la RAMPAGE tiene más puntos en común con un SUV que con una camioneta. Tiene suspensiones independientes en ambos ejes: McPherson de toda la vida adelante y multibrazo con espirales y amortiguadores atrás. Esto, junto a la construcción monocasco, le dan una tenida propia de un SUV familiar, pero muy elevado. No sufre las mismas vibraciones de una pick up utilitaria, pero tampoco tiene las mismas capacidades fuera del asfalto. Sí, son datos técnicos, pero que traduciremos en vivencias en su debida prueba de manejo en nuestro canal de YouTube próximamente.

Esta nueva RAM se dispone en Chile desde $28.990.000 por la Big Horn, pasa por los $30.990.000 en la Laramie y culmina en los $34.990.000 con la R/T. Esto, en dólares, se ubica en un rango de entre USD $31.000 y USD $36.500. La R/T no está disponible al momento del lanzamiento, pero tiene fecha de llegada a Chile para marzo de este año. De acuerdo con el cronograma de la marca, esta camioneta debería desembarcar en Perú y en otros países de Latinoamérica durante el primer semestre de este año.

¿Qué prefieres: RAM RAMPAGE o Ford Maverick? ¡Te leemos en los comentarios!

Related Articles

Déjanos tu comentario