Home Pruebas ¡Manejamos el Suzuki Jimny de 5 puertas!

¡Manejamos el Suzuki Jimny de 5 puertas!

por Joaquín Navarro

Suzuki se esmeró en recibir el Jimny de cinco puertas en Latinoamérica en grande. La presentación se hizo en la isla de Tierra del Fuego, donde pudimos manejarlo por casi 800 kilómetros y 12 horas en caminos de ripio, piedras y pavimento. Las sensaciones son muy buenas.

El Jimny es un todoterreno que nació como un keicar, una categoría de diminutos autos japoneses que en ese país asiático goza de descuentos impositivos. Por esta razón es que este auto es tan pequeño y especialmente angosto: mide 1,64 metros entre cada extremo lateral y su altura llega a los 1,72 metros.

Esto podría llevar a pensar que este auto sería inestable, nervioso y susceptible a baches. Sin embargo, es lo contrario, ya que la puesta a punto de la suspensión es sobresaliente. El aplomo y la compostura del Jimny son notables para un auto de sólo 1.200 kilos. El amortiguador en la caja de dirección también ayuda enormemente en la dinámica de conducción, debido a que filtra todos los vicios que suelen sufrir los vehículos con una suspensión delantera de eje rígido.

El motor es correcto para este pequeño 4×4. Debajo del capó monta el K15B, que fue predilecto sobre su actualización, el K15C, por su capacidad de funcionar con menor octanaje. Los 102 hp y 140 Nm que este bloque desarrolla son suficientes para hacer que suba cuestas con cuatro pasajeros dentro. A velocidades de crucero en carreteras el propulsor trabaja siempre sobre las tres mil revoluciones por minuto, algo lógico dada la justa potencia del Jimny.

No hubo una buena oportunidad de mimetizarnos con la fauna local escalando cerros con el Jimny. Jugamos brevemente con la reductora en 4×4 Low y cruzamos los ejes en un par de ocasiones, pero no fue nada que nos permitiera encontrarle las cosquillas. Ahora, con un ángulo de ataque de 36°, uno ventral de 24° y el de salida en 47°, debe ser difícil ponerlo en aprietos. La receta lleva suspensiones de ejes rígidos adelante y atrás y sólo podría faltarle el bloqueo del diferencial trasero o delantero.

Tal como lo comentamos en la nota del lanzamiento, el aumento del espacio interior es cuantioso, pues se sumaron 34 centímetros entre sus ejes. Las puertas aportan lo suyo a la habitabilidad y el maletero ahora tiene una volumen respetable. No obstante, con tres botellas de agua y dos posavasos no se resuelve la ecuación. Se echan de menos espacios más generosos para dejar objetos en el interior.

Desde sus inicios en 1970 ha tenido buenas razones para ganarse el éxito y la fama. Ahora que agrega por primera vez una carrocería de cinco puertas, tiene un motivo más para continuar su legado. Claramente no es perfecto, pero las conclusiones detalladas las expondremos en una prueba completa en nuestro canal de YouTube más adelante.

Y tú ¿a dónde llevarías el Jimny y con quién? ¡Te leemos!

Related Articles

Déjanos tu comentario